Cuando uno piensa en la navidad, gastronómicamente hablando, ¿no os viene a la cabeza algún dulce? Pues eso es lo que me ocurre a mí. De todas las veces que me pongo a pensar qué preparar para estas fechas me viene algún tipo de postre, tarta, galletas. Así que aquí os pongo lo que más me ha venido en gusto para la navidad, unas galletas de mantequilla que se hacen en un momento. Los que me sigáis pensaréis que todo lo que digo parece fácil pero que a la hora de ponerse todo cambia, pues os diré que con estas galletas es tan sólo mezclar bien los ingredientes y disparar…, jijijiji, si, si…, habéis leído bien, disparar, porque se hacen con una pistola especial para galletas. No es muy complicado encontrarlas. En cualquier ferretería que vendan utensilios de cocina o mejor aún, en una tienda especializada en productos de repostería, tanto en vuestra ciudad como online (mirad qué moderna me he vuelto, jijijiji) Así que no tenéis excusa para preparar estos dulces que pueden ser o bien para la navidad o bien para acompañar cualquier tarde con alguien especial. Os aseguro que cada vez que las hago, aparte de dejar un olor agradable en la casa las personas que lo prueban quedan como hipnotizadas. En todo este tiempo siempre que las he hecho nadie me ha dicho que no les gusta. Todo el mundo acaba con una sonrisa en los labios y es que de eso se trata, de llegar al corazón con un poquito de dulzor casero. ¿Os apetece endulzar un poco los corazones de los vuestros? Os prometo que hasta el más gruñón acabará diciendo que son ideales.

Ingredientes:


525 gr de harina
340 gr de mantequilla en pomada
240 gr de azúcar
2 cucharadas de leche (20 gr)
1 cucharada de esencia de vainilla (10 gr)
1 huevo mediano
1 cucharadita de levadura química (4 gr)

Preparación:




  1. Primero vamos a batir la mantequilla ablandada a temperatura ambiente, nada de microondas, ni dejarlo sobre un radiador junto al azúcar. Si se tiene un robot de cocina potente acabaremos en pocos minutos, pero se puede hacer perfectamente con varillas eléctricas o a mano. Todo llevará su tiempo dependiendo del utensilio que utilicemos.


  2. Cuando veamos que se ha integrado bien los dos ingredientes, añadiremos la leche y la vainilla. Mezclamos bien y a continuación, incorporamos el huevo. Tenemos que mezclarlo muy bien.


  3. Una vez integrado el huevo en la mezcla le ponemos con cuidado la harina y levadura tamizada. Vamos a golpecitos, no de una vez, poco a poco. Cuando se haya mezclado bien, otro poquito, así hasta terminar con toda la harina y levadura.


  4. Mezclamos bien hasta conseguir una masa blanda, que se despegue bien de las manos. No tiene que quedar muy dura pues se trata de que quede blanda para poder meter en la pistola y que quede bien la galleta.

Pero no os preocupéis. De donde he sacado la receta tiene un paso a paso fabuloso y aclara muchas dudas. Hay que leer atentamente y hacer caso a todo lo que nos aconseja, pues para algo lo explica tan bien.
El tema de la repostería no es tan complicado. Hay que poner un poquito de ganas y leer bien las instrucciones. Utilizar las medidas exactas que nos indican ni más ni menos, tan sólo lo que nos dicen y dedicarle un poco de tiempo, dependiendo de cada receta. No digáis que no os salen las cosas, es cuestión de atención y de que nos guste hacer el trabajo.
Os enlazo al blog de Kanela y limón que creo que más de uno ya la conocerá porque cuando he buscado por internet la receta de galletas con pistola todo el mundo hace referencia a su magnífico blog. Para los que no la conocen ya tenéis un ratito para mirar por sus recetas pues de seguro que más de una idea os va a dar.
Consejos:
Cuando saquéis la primera tanda de galletas del horno, dejar la bandeja sobre una rejilla para que enfríe un poco. Dejad que la galleta endurezca un instante (3-5 minutos) ahí, sin tocar pues al principio salen blandas. Corremos el riesgo de que se nos rompa.
Con ayuda de una espátula las vamos sacando con cuidado y colocando sobre una rejilla para que terminen de enfriar. En cuanto queden frías, colocar dentro de un recipiente hermético. Las latas, estas tan bonitas decorativas son un buen lugar. Las podemos dejar en la cocina decorando la estancia.
Cuando vayamos a hacer la siguiente tanda de galletas, tenemos que asegurarnos de que la bandeja o el tapete de silicona estén fríos pues cuando queramos darle a la pistola se nos quedará enganchada en esta. Para ello está bien tener dos bandejas de horno, pero claro, esto no siempre se tiene en casa. Así que paciencia porque de galletas os salen más de cien con esta cantidad de masa. Si queréis hacer menos cantidad, dividid la receta por dos. El huevo, poner uno más pequeño.
Espero que os haya gustado.
Un beso cariñoso y hasta dentro de bien poco.








2 comentarios:

La Gata Curiosa dijo...

Hola!! a mi también me recuerda a dulce la navidad y estas galletas son ideales rapidas y sencillas.

Besos.

http://lacocinadelagatacuriosa.blogspot.com/

wendy dijo...

Las haré, me encanta la receta. Es la primera vez que visito tu blog y ...muy Guayyy. Besitos

 
Mis recetas navideñas 2011 © 2008. Template Design By: SkinCorner