Ya huele a navidad. En las noticias no dejan de anunciar que los comercios están empezando a adornar sus tiendas y los ayuntamientos a decorar sus calles. No sé si me parece a mí o es así, pero cada año empezamos antes con los preparativos. No es que me queje, al contrario, me gustaría que fuera todo el año navidad, pero es que me da la sensación de que en cuanto las grandes superficies eliminan de sus estantes los libros de los colegios, los rellenan con numerosos juguetes y decoraciones. Me gustaría pensar que es porque cada vez la gente está más ilusionada, pero creo que es porque en los tiempos que corren, con la crisis, así hacen más caja. Este año me he dado cuenta de que hay muchas ofertas en los detalles. Hace tiempo que no compramos ningún complemento para el hogar. Cada año saco los mismos pues me gusta por tradición decorar la casa cada año de la misma manera. Aún conservo el muñeco de nieve que Santa me regaló al poco de casarnos. Tiene algún que otro golpe por el tiempo, pero para mí siempre seguirá siendo mi querido muñeco de nieve. Le tenemos reservado el mismo sitio navidad tras navidad, junto a la chimenea. Y es que cada vez que lo pongo allí me acuerdo de muchas cosas vividas en esos días.

Pues bueno, ya que en todas partes han inaugurado el tema navideño, qué menos que hacer una entrada con una rica receta para esa ocasión. Para cuando, después de comer, han pasado un par de horas y seguimos sentados en la mesa, podemos servir de merienda acompañados de gente querida con una tacita de té o un café.

No es muy complicado de hacer, sólo que como lo hago a mano, sin máquinas, cansa un poco más. Así me gusta más que con la batidora. Pero eso va a gusto de todos y más ahora con tantos electrodomésticos modernos. Paso a detallaros la receta.

Ingredientes

200 gr de mantequilla a punto de pomada.

200 gr de azúcar glas (el que venden en comercios, no sirve el que molemos en casa)

200 gr de huevos batidos (aproximadamente 4 unidades del tamaño M)

275 gr de harina de trigo

300 gr de fruta confitada

Preparación

  1. Primero vamos a preparar todos los ingredientes. La mantequilla la cortamos a cubitos para facilitar el trabajo. El azúcar glas y la harina la tamizamos, por separado. Los huevos los reservamos ya pesados y batidos y la fruta confitada la dejamos cortada a trocitos pequeños.
  2. Colocamos la mantequilla en un bol y amasamos con las manos, hasta obtener una consistencia de pomada.
  3. Añadiremos el azúcar glas poco a poco. Yo lo he hecho en 6 veces. Añadimos, amasamos con las manos y cuando se haya integrado a la mantequilla otro poco.
  4. Una vez tengamos el azúcar glas incorporado, añadiremos los huevos batidos, muy poco a poco. Para esta vez en 8 veces. Cuando echemos los huevos notaremos que se corta un poco la masa; no pasa nada, vamos removiendo con los dedos de una mano hasta obtener una crema en pomada. Si vemos que aún nos queda por incorporar más huevo y no hay manera de que se convierta en crema, podremos añadir un poco de la harina tamizada reservada, pero sólo si notamos que al echar el huevo se nos corta.
  5. Cuando terminemos con los huevos echamos poco a poco la harina tamizada. Amasamos muy bien, todo mezclado. Se nos convertirá en una masa pegajosa y espesa. Estamos por el buen camino.
  6. Añadiremos la fruta confitada cortada en trocitos, mezclamos muy bien.
  7. Encamisamos un molde alargado para Plumcake (pincelar con mantequilla derretida y espolvorear con harina) y echamos toda la masa en él.
  8. Metemos en el horno previamente calentado a 200º o 180º, según nuestro horno, durante 45 minutos.
  9. Veremos que en la parte superior se han abierto unas grietas, ahí veremos que nuestro plumcake ha salido tal y como tenía que salir.
  10. Sacamos del horno y dejamos enfriar un poco dentro del molde. Desmoldamos y colocamos con cuidado encima de una rejilla para que se termine de enfriar.
  11. Espolvoreamos con azúcar glas por encima y una vez frío estará listo para comer.

Si preparamos todos los ingredientes antes, veremos que el trabajo se nos hace menos pesado. Todo es organización en la cocina.

Espero que esta primera receta del año os haya gustado.

Recibid un cariñoso abrazo.

Sra. Claus

5 comentarios:

Mandragora31 dijo...

UUuuummm Sra. Claus!! Si empezamos con este tipo de recetas tendremos que renovar el vestuario, no cabremos en la ropa!! jaja Está divino!!
Es verdad que cada año se empieza antes, están quitando de los chinos las flores de los Santos y ya están las bolas, las guirnaldas y los mil detalles navideños por todos lados!!
A mí me parece genial, así voy comprando poco a poco y no noto tanto como arde la tarjeta de crédito jajaja

Besines muuuuyyyyy dulces!!

Reme dijo...

Una receta de 10 Sra Claus.
Este año pídale a Santa que le regale alguna máquina para poder facilitar el trabajo ja ja ja.
Besos

Pepita dijo...

Muy buena pinta tiene este Plumcake,esperare impaciente su proxima receta.
besos...

PILAR dijo...

Que bien! Ya se acerca la Navidad y con ella todas sus estupendas recetas! Este plumcake tiene un aspecto delicioso!
Saludos!

mar dijo...

me chifla tu blog navideño :)))) y esta receta de plumcake, una pura delicia. Te deseo que te siga aportando mucha felicidad
nota: sí, que gusto da pasar un dia de frio en el sofa con la manta!!!!!!!!!!!! me encantaaaa

 
Mis recetas navideñas 2011 © 2008. Template Design By: SkinCorner